El poder de la participación

Respuesta de la Plataforma Mercado de Abastos a la consulta de una comerciante del mercado Omega, en Bilbao, en referencia al proceso vivido por el mercado de San Fernando:

Hola Iciar, los mercados de abastos son instalaciones públicas cuya gestión es cedida durante 50 años a las asociaciones de comerciantes y una de las claves, quizá la más importante, de este proceso de San Fernando es que los nuevos proyectos han entrado en el mercado en régimen de concesionarios, con iguales condiciones, derechos y obligaciones que los antiguos comerciantes. El mercado sigue siendo municipal y funciona como un servicio público para el barrio, respetando el funcionamiento tradicional de los mercados de abastos, esto es: Si eres comerciante decides en la asamblea todo lo que sucede en este espacio que te es cedido.

Esto es así gracias a la determinación de los comerciantes y al gerente del mercado, ya que actualmente en Madrid la ordenanza aprobada en diciembre de 2010 permite a los concesionarios alquilar los puestos y comerciar con el derecho de uso, una medida orientada a la privatización encubierta de nuestros mercados.

Desde 2010 estamos denunciando este proceso de privatización paulatina que da cada vez más derechos a los comerciantes actuales e ignora a los usuarios del mercado, a los productores y a los posibles emprendedores. Por esta razón apoyamos al mercado de San Fernando y estamos implicados en su recuperación, porque sabemos que un mercado sano y activo solo puede funcionar de manera inclusiva y participativa, nunca con subarriendos que permitan especular con una concesión municipal, sistema este último que acaba con estos espacios públicos en manos de las grandes multinacionales de la distribución alimentaria.

Si el mercado que nos cuentas es privado será porque tu ayuntamiento ha enajenado ya este bien común, tal y como el nuestro pretende hacer con el mercado de La Cebada y ya ha hecho con el de San Miguel, San Antón y Barceló.

Claramente este modelo de autoempleo y emprendimiento ciudadano solo funciona si el nuevo comerciante participa de las decisiones y se empodera del espacio con la intención de dar un servicio a sus vecinos.

Espero que sea os útil nuestro análisis y os recomendamos que estudiéis la ordenanza que regula a los mercados de abastos de Bilbao, cualquier decisión que se haya podido tomar es revocable si es injusta, va en contra del espíritu de la ley o trata de beneficiar solo a unos pocos en contra del común de la ciudadanía.

Contad con nosotros si nos necesitáis.

Saludos desde Lavapiés

Mister Adelson no pasó por Lavapiés (ni falta que hace)

Fuente: 3500 Millones | 28 de junio de 2012

Escrito por Daniel Jiménez, redactor de Noticias Positivas.

En estos tiempos en los que los ERE y los cierres de empresas se han convertido en el pan nuestro de cada día, resulta que a Madrid le ha salido una irreductible aldea gala que resiste al desempleo en el barrio de Lavapiés. La capital de la aldea se encuentra en el Mercado de San Fernando, ubicado en la calle de Embajadores, y que hasta hace pocos meses parecía estar abocado, como la mayoría de los mercados de abastos de “toda la vida”, a ir apagándose poco a poco hasta su cierre.

Pero el escenario ha cambiado recientemente con la entrada en escena de un grupo de personas jóvenes, muchas de ellas ligadas a centros sociales como el Patio Maravillas o La Tabacalera y que, animadas por la bajada en el precio de los alquileres, se han decidido a hacerse cargo de un total de veinte puestos para poner en marcha nuevos negocios. Su planteamiento sorprende por lógico: ante la falta de empleo, autoempleo al poder. Autoempleo con sentido local, para fortalecer el tejido social y económico del barrio. Como dice una de las máximas de los movimientos sociales: “sola no puedes. Con amigos sí”.

Muchos de estos veinte locales del Mercado de San Fernando ya han sido abiertos al público, aunque todavía quedan pendientes varias inauguraciones. Inauguraciones que se celebran los sábados, y en las que hay cabida para todo tipo de actividades, más allá de las típicas degustaciones. El pasado sábado, sin ir más lejos, la electrocumbia de Chico Trópico amenizó la presentación de La Republicana, un puesto de venta de comida vegetariana a precios populares, nos explican sus dueños, Elisa y Manu, que quieren hacer accesibles estos productos “para la gente del pueblo”.

Sigue leyendo

Programa de las Jornadas sobre Pesca Sostenible en el Mercado de la Cebada

El próximo 11 y 12 de noviembre en el Mercado de La Cebada se celebran dos jornadas de “Pesca Sostenible” para sensibilizar acerca de las consecuencias de una práctica pesquera cada vez más industrializada, y que ha puesto en riesgo y en amenaza de extinción a muchas especies como el atún rojo, el mero o la corvina en el Mar Mediterráneo.

 Viernes 11:
9.30h y 10.30 h: recorrido con cursos del Colegio Público Nuestra Señora de la Paloma.
18.30h: degustación de Mejillones a la Vinagreta en los bares del Mercado.
Sábado 12
11.30h: Presentación (Slow Food Madrid y Plataforma en Defensa Mercado de La Cebada).
11.45h: Taller y degustación
– mejillones al jerez con jibia en tira con verdura (Cocinero Miguel López Castanier).
– Abadejo sobre coliflor emulsionada y aceite de frutos secos (Cocinero Germán Berlanas).
Videomatón popular+expoMercados+Videos Pesca Sostenible
El viernes estará dedicado a hacer un recorrido con los niños de Colegio Público “Nuestra Señora de la Paloma”  por las pescaderías del Mercado para conocer las diferentes especies de pescado, y comerán Mejillones.
Para las personas que visiten el sábado La Cebada, además de hacer su tradicional compra, podrán disfrutar de un taller y degustación de sencillas recetas con peces de temporada, gracias a la participación de varios cocineros de Slow Food Madrid.
La Plataforma en defensa del Mercado de La Cebada, colabora también en la realización de esta actividad, y aprovechará la ocasión para conocer de cerca qué piensan los vecinos y clientes del Mercado de La Cebada, como: qué es lo que más les gusta y qué mejoras implementarían es este espacio público para que siga funcionando como un espacio de encuentro, vital en la ciudad.
Se trata de realizar un mapeo ciudadano, que refleje el presente y el futuro de este espacio público. Un videomatón y una breve encuesta, que luego serán lanzadas por la red, para invitar a todas las personas a construir con sus ideas el Mercado de Abastos que queremos en el Barrio de los Austrias.
De esta forma se da inicio a una serie de eventos y actividades en el marco del 50 aniversario del actual Mercado de la Cebada, que se encuentra en peligro inminente de cierre y demolición. Por ello se persigue la construcción de redes de trabajo y reflexión entre comerciantes, clientes y vecinos para evitar la pérdida de este histórico espacio, que ha venido funcionando como sitio de intercambio comercial desde el siglo XVI.

Organiza:
Slow Food Madrid y Cooperativa de Comerciantes del Mercado de la Cebada.
Colabora:
Plataforma en defensa del Mercado de La Cebada: somos un grupo de personas entre comerciantes, vecinos de la Cebada, AMPA del colegio de la Paloma, Campo de la Cebada, Asamblea Popular del barrio de los Austrias, Plataforma Mercados de Abastos y Arquitectos Sin Fronteras que ha iniciado un proceso de trabajo en torno al estudio de situación social, económica y arquitectónica de La Cebada, y el posible impacto de un proceso transformador que vulnera en fondo y forma la dinámica del espacio y su entorno.

Salvar las burbujas de la Cebada

El PaísPATRICIA GOSÁLVEZ – Madrid – 05/11/2011

Una plataforma se opone al plan de demolición del mercado y sus seis cúpulas de hormigón rojo

“Si miras el casco viejo de Madrid desde Google Earth lo primero que distingues no es la cúpula de San Francisco el Grande, ni la plaza Mayor, sino las bóvedas rojas del mercado de la Cebada”. José Balsa, afilador en esta mítica plaza, lleva toda la razón. Desde el aire, las seis burbujas de hormigón que cubren el mercado desde principios de los sesenta son lo más reconocible del centro. Porque son rojas, y porque no hay nada parecido. Y sin embargo, el Ayuntamiento prevé su demolición desde hace años.

¿Deberían ser salvadas de la piqueta? “Totalmente”, opina Javier García-Gutiérrez Mosteiro, catedrático especializado en conservación y restauración del patrimonio. “Tienen un indudable valor arquitectónico, pero además, registran un momento histórico muy concreto, un paréntesis brutalista dentro del racionalismo imperante en la arquitectura contemporánea de la ciudad”. Dentro de lo que en la época se llamó “nueva monumentalidad”, el mercado de la Cebada se aleja del estilo internacional por su escala casi roma y por la expresividad de sus formas de hormigón.

“No nos engañemos”, apunta el arquitecto Javier Alau, “es un edificio torpón y necesita un arreglo, pero es un espacio potente y, aunque sus bóvedas no sean las más esbeltas del mundo, tienen una fuerza elemental, desnuda”. Alau forma parte, con otros arquitectos, de la Plataforma en Contra de la Privatización del Mercado de la Cebada, integrada también por comerciantes, vecinos, asambleas de barrio y representantes del movimiento slow food. El grupo lucha por evitar la desaparición del modelo social y económico del mercado tradicional frente a las grandes superficies y los mercadosgourmet, y lamenta “la pérdida de un edificio singular”. ¿Hasta qué punto depende lo que pase dentro de la suerte que corra el inmueble? “Hay una cosa clara”, dice Alau, “nadie va a pagar un edificio nuevo para un mercado de abastos de toda la vida”.

El plan del Ayuntamiento, contra el que la plataforma acaba de presentar una alegación y está recogiendo firmas, es básicamente encontrar un inversor que financie la obra a cambio de gestionar el híper que se colocará en la plaza. “Si todo va bien”, según fuentes municipales, las obras arrancarán en verano de 2012, cuando el mercado cumpla 50 años. “El edificio actual nunca sirvió, es muy incómodo”, dice Carlos Rubio autor del proyecto municipal que “libera la plaza, mantiene muchos puestos y se adecua a los tiempos…”. “La nostalgia no lleva a ningún sitio, no hay que anclarse al pasado”.

En una cosa están de acuerdo quienes quieren tirar el mercado de hormigón y quienes no: el que había antes en su lugar era mejor. Levantado en 1875 duró 80 años en pie. Su conservador, el académico García Arangoa, defendió su supervivencia. Dio igual, el Ayuntamiento lo demolió y el propio Arangoa construyó el sustituto.

Sobre el tejado del mercado de la Cebada es imposible no sentir una punzada pensando que le queda un invierno. Es un lugar marciano, parece que hayan aterrizado seis ovnis enfrente de San Francisco el Grande. Unas escalerillas de hormigón, como la cresta sobre la espalda de un dinosaurio, llevan hasta la cima de las bóvedas. Treparlas es un extraño viaje: da vértigo, pero es un vértigo raro; el miedo es a rodar, no a caer. “¡Imagina que pudiésemos alquilarle la terraza a un restaurante, se nos llenaba esto de gente!”, sueña José Balsa, que es afilador en el mismo lugar donde lo fueron sus padres y sus abuelos. De momento, los comerciantes buscan ideas que les modernicen sin perder su esencia. El fin de semana que viene invitan a cocineros slow food para que enseñen recetas con el mejillón, porque tienen oferta en el kilo del molusco. La oferta es lo importante, porque, de momento, esto no es San Miguel.

NO a la Privatización de La Cebada

Tras la celebración de Rueda de prensa para la presentación de las Alegaciones que pretenden frenar la puesta en marcha de la modificación puntual del Plan General de Urbanismo, los vecinos del barrio preocupados por el deterioro del Mercado de La Cebada, y ante el intento del Ayuntamiento de derribar el mismo y vender la parcela para instalar un Centro Comercial, queremos exponer:

EL MERCADO ES UNA CONSTANTE SOCIAL, CULTURAL, Y ECONÓMICA QUE IMPRIME CARÁCTER AL BARRIO DESDE EL SIGLO XVI.

-Como hecho social significa una  referencia urbana central que atrae actividades comerciales de carácter popular; posee una vida de barrio intensa entre los conocidos, siempre rodeados de muchos visitantes.

-Están a mano todos los servicios, tiene un sabor local estimulante y las calles y plazas poseen un alto atractivo ambiental.

-El Mercado de puestos tradicionales en competencia es una creación cultural  que implica una manera de entender la vida y posibilita que las familias y la industria de la hostelería puedan tener a su alcance gran variedad de productos, de diferentes precios y gran calidad.

-Desde el punto de visto económico, el Mercado, constituye el tejido de construcción de puestos de trabajo y activación del entorno, y retorno de inversión y gasto en el mismo barrio.

-Los Mercados son espacios concebidos para “servir” a los centros de las ciudades. Son enclaves altamente valorados por su historia y tradición en el resto de Europa y el mundo, y son sitios de visita turística para conocer la gastronomía local y la riqueza de la alimentación de cada región.

TODOS ESTOS ASPECTOS ESTÁN OLVIDADOS Y AMENAZADOS POR LA PROPUESTA DEL AYUNTAMIENTO.

Sigue leyendo