Resumen 5x5x5 Paseo Crítico-Mercados Municipales de Abastos

El pasado día 5 de octubre, entre las numerosas iniciativas organizadas por ASF-Madrid en el ámbito de la Semana de la Arquitectura, los voluntarios del grupo de Cooperación Local “Mercados” realizaron un amplio “paseo crítico” por algunos de los Mercados Municipales de Abastos de los distritos de  Chamberí, Moncloa-Aravaca y Centro. La cita 5x5x5, que tuvo una gran participación, forma parte del extenso trabajo que el grupo lleva adelante desde más de un año, en defensa y apoyo de la conservación y revitalización de estos espacios públicos que están siendo amenazados por procesos de abandono, especulación y “elitización”.

ImagenSigue leyendo…

Anuncios

¿Qué está pasando con el Mercado de La Cebada? ¿Lo van a demoler?

La gerencia del Mercado, La Asociación de Vecinos de La Latina (AVECLA) y vecinos del barrio os invitamos a debatir con nosotros:
Cuándo: miércoles 11 de junio a las 19:30 horas
Dónde: Campo de Cebada (solar donde estaba la piscina del barrio)

Fuente: Asamblea Popular Barrio de los Austrias

DESDE LA ASAMBLEA POPULAR DEL BARRIO DE LOS AUSTRIAS REIVINDICAMOS:
El Mercado de la Cebada es uno de los mercados de abastos más grandes de Madrid. Situado en la Plaza de la Cebada, en el distrito centro fue construido en el año 1868 y renovado en 1958. Actualmente posee dos plantas efectivas de uso comercial con una superficie de más de 6000 metros cuadrados. Se añaden una planta que hace de almacén y otra de aparcamiento.
Hasta hace cuatro años, contaba con una piscina y gimnasio municipal. Infraestructuras éstas que fueron demolidas, gracias al interés especulador del Ayuntamiento de Madrid y al despilfarro del Gobierno central, que destinó 1 millón de euros del Plan E en demoler el edificio, sin otra finalidad que el dejar un solar.
El 28 de julio de 2011, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid aprobó la demolición del actual mercado con el fin de crear un Centro comercial privado, junto a una piscina y gimnasio, que serán también gestionados con ánimo de lucro. Desde hace meses la prensa nos comunica que el nuevo proyecto ya está en gestación.

Sigue leyendo

Mercados y Polideportivos

Acaba de salir en la prensa una noticia sobre el polideportivo “fantasma” da la Calle de Alcántara:

“El polideportivo que mutó en ‘parking’. El Ayuntamiento renuncia a construir el edificio proyectado en el barrio de Salamanca y convierte el solar en un aparcamiento para coches de residentes”

La nota no tendría mucho sentido en nuestro blog sobre Mercados de Abastos si no fuera por la razón, olvidada en el artículo, de que parte de la financiación para la construcción del nuevo polideportivo debería haber llegado de la “operación Mercado de Torrijos”. De hecho, en su día, se prometió a los vecinos del barrio de Salamanca que una parte del dinero recaudado por la venta de la parcela del antiguo Mercado de Torrijos (derribado en 2006), ubicado en la calle General Díaz Porlier, se utilizaría para la edificación del Polideportivo de la calle de Alcántara.

El antiguo Mercado, que en 2001 contaba con 143 puestos abiertos de los 173 totales, se encontraba en buen estado de conservación. Aun así en 2005, después de varios intentos fracasados,  se  adjudicó definitivamente el proyecto para un nuevo edificio a la Inmobiliaria Espacio por 45,6 millones de euros y, en junio de 2006, se procedió al derribo del antiguo mercado. Según la adjudicación la empresa levantaría un nuevo centro comercial privado con dos plantas y 104 viviendas de lujo de precio libre. Como dicho anteriormente parte del dinero recaudado con la venta de la parcela de Torrijos se debería destinar a la construcción del polideportivo de la calle Alcántara en la parcela de la antigua sede de la EMT (otra parte vendría de la venta de las plazas de aparcamientos previstos en la parcela, parcela en la cual, obviamente, también se incluyen vivienda de lujo y locales comerciales adjudicadas a la inmobiliaria Sando).

   

El antiguo Mercado de Torrijos derribado en 2006

El antiguo edificio de la EMT en la calle Alcántara, demolido (fuente ABC 12/04/1999)

El proyecto del polideportivo del arq. Javier Fuster (fuente ABC 22/10/2007)

Conclusión: el nuevo espacio comercial se construyó (aun abriendo puertas solo en 2011 después de muchos contenciosos entre la inmobiliaria y los antiguos comerciantes) así como las viviendas de lujo (en las dos parcelas) mientras que el polideportivo quedó en el aire. Habría que preguntarse si alguna vez de todas estas enredadas operaciones financiero/especulativas publico/privadas también los comunes ciudadanos podrán, por lo menos, traer alguna pequeña ventaja…pero de momento, regresando al artículo con el cual empezamos, parece que no.

Historias de Mercados: el caso de Eibar

Las vicisitudes que marcan la vida del madrileño Mercado de la Cebada parecen tener algún paralelismo con las que lleva enfrentando desde algunos años el mercado de abastos de la localidad guipuzcoana de Eibar; vamos aquí a resumir brevemente otra historia de derribos, promesas incumplidas y especulación inmobiliaria con protagonista principal un Mercado Municipal.

Empezamos en 2003, en el momento en que, tras la vitoria en las elecciones municipales, el nuevo ejecutivo decide llevar adelante la propuesta, plato fuerte de la campaña electoral, de derribo del antiguo Mercado de Abastos y anexa Escuela de Música edificados en 1945, ubicados en la Plaza del Errebal.

          

El antiguo Mercado

En la propuesta (elaborado por la firma Ikei) se planteaba levantar una nueva Plaza de Abastos sobre el aparcamiento que existía en la zona trasera del antiguo mercado, de forma que la Plaza de Errebal se echaba unos metros atrás dejando un gran parque triangular que conectaba visualmente Blas Etxeberria, incluidas las casas de El Casco, con San Agustín e incluso el comienzo de Julian Etxeberria (la propuesta clasificaba 1.900 m2 de espacio público).

La propuesta del nuevo Mercado de 2003

En 2005 todavía podemos leer en la prensa: “… el proyecto contaría con un presupuesto aproximado de 17 millones de euros. La actuación arrancará con el derribo del actual edificio de la plaza del mercado de Errebal y del inmueble en el que se sitúa la Escuela de Música, que se trasladará a Portalea el próximo curso. En el solar resultante se excavará para obtener un aparcamiento subterráneo con tres plantas…”

     

Derrido del antiguo mercado

Hasta aquí todos felices, el ayuntamiento con su proyecto, los comerciantes con su nuevo mercado, los vecinos con nuevos espacios públicos y aparcamientos para residentes…pero faltaba algo…¿quién iba a financiar la bonita operación? ¿Un mercado? ¿Espacios públicos? No es ninguna novedad que los inversores privados tienen la extraña manía de buscar básicamente metros cuadrados construidos y además bien rentables.

Así llegamos a 2008 y finalmente los ciudadanos pueden finalmente ver el proyecto del Errabal Center: ” Value Investment, promotora inmobiliaria participada por la multinacional Cargill, será la encargada de construir y gestionar, a través de la sociedad Eibar Boulevard, el futuro centro comercial Errebal en Eibar…Será la segunda intervención de esta compañía en el Estado y en Euskadi donde ya gestiona el centro comercial Los Fueros Boulevard de Barakaldo… En principio, un 30% de la superficie está reservado ya para las firmas Eroski y los juegos Quasar Elite…”. El espacio público reducido a casi nada, el mercado de abastos absorbido en un centro comercial, nada queda de la propuesta anterior que se había “publicizado” a la ciudadanos de Eibar.

El proyecto de 2008

Los vecinos protestan, la oposición también, hay polémicas sobre quien realmente gana con toda la operación y…llega la crisis: en 2010 la prensa titula “Por problemas económicos de la empresa adjudicataria El Ayuntamiento de Éibar desiste de construir el centro Comercial Errebal. El Ayuntamiento de Eibar ha hecho pública hoy su decisión de suspender la construcción de Errebal Center, un centro comercial ideado como alternativa al antiguo mercado de abastos de la localidad, debido a los problemas económicos de la empresa adjudicataria del proyecto. Value Investment era, a través de la sociedad Eibar Boulevard, la promotora madrileña encargada de los trabajos, que contaban con una inversión superior a los 30 millones de euros y el compromiso de urbanizar 8.500 metros cuadrados distribuidos en tres alturas y cuatro plantas subterráneas.” Finalmente, parece que “La coyuntura actual hacía que no tuvieran capacidad financiera para afrontar el proyecto y al parecer tampoco disponen del crédito hipotecario que les iba a conceder un banco alemán”.

Y la historia, como otras en estos tiempos, queda de momento en stand-by… el solar habilitado temporalmente a parking (por lo menos en Madrid en lugar de la derribada piscina actualmente trabajan los vecinos del Campo de la Cebada) mientras se ha reabierto el debate sobre el futuro del solar.

El solar en julio de 2011

(Información recopilada principalmente a partir de la documentación de los vecinos de la Plataforma Errebal).

Documental elaborado por la Plataforma:

http://www.dailymotion.com/embed/video/xal0y8

Salvar las burbujas de la Cebada

El PaísPATRICIA GOSÁLVEZ – Madrid – 05/11/2011

Una plataforma se opone al plan de demolición del mercado y sus seis cúpulas de hormigón rojo

“Si miras el casco viejo de Madrid desde Google Earth lo primero que distingues no es la cúpula de San Francisco el Grande, ni la plaza Mayor, sino las bóvedas rojas del mercado de la Cebada”. José Balsa, afilador en esta mítica plaza, lleva toda la razón. Desde el aire, las seis burbujas de hormigón que cubren el mercado desde principios de los sesenta son lo más reconocible del centro. Porque son rojas, y porque no hay nada parecido. Y sin embargo, el Ayuntamiento prevé su demolición desde hace años.

¿Deberían ser salvadas de la piqueta? “Totalmente”, opina Javier García-Gutiérrez Mosteiro, catedrático especializado en conservación y restauración del patrimonio. “Tienen un indudable valor arquitectónico, pero además, registran un momento histórico muy concreto, un paréntesis brutalista dentro del racionalismo imperante en la arquitectura contemporánea de la ciudad”. Dentro de lo que en la época se llamó “nueva monumentalidad”, el mercado de la Cebada se aleja del estilo internacional por su escala casi roma y por la expresividad de sus formas de hormigón.

“No nos engañemos”, apunta el arquitecto Javier Alau, “es un edificio torpón y necesita un arreglo, pero es un espacio potente y, aunque sus bóvedas no sean las más esbeltas del mundo, tienen una fuerza elemental, desnuda”. Alau forma parte, con otros arquitectos, de la Plataforma en Contra de la Privatización del Mercado de la Cebada, integrada también por comerciantes, vecinos, asambleas de barrio y representantes del movimiento slow food. El grupo lucha por evitar la desaparición del modelo social y económico del mercado tradicional frente a las grandes superficies y los mercadosgourmet, y lamenta “la pérdida de un edificio singular”. ¿Hasta qué punto depende lo que pase dentro de la suerte que corra el inmueble? “Hay una cosa clara”, dice Alau, “nadie va a pagar un edificio nuevo para un mercado de abastos de toda la vida”.

El plan del Ayuntamiento, contra el que la plataforma acaba de presentar una alegación y está recogiendo firmas, es básicamente encontrar un inversor que financie la obra a cambio de gestionar el híper que se colocará en la plaza. “Si todo va bien”, según fuentes municipales, las obras arrancarán en verano de 2012, cuando el mercado cumpla 50 años. “El edificio actual nunca sirvió, es muy incómodo”, dice Carlos Rubio autor del proyecto municipal que “libera la plaza, mantiene muchos puestos y se adecua a los tiempos…”. “La nostalgia no lleva a ningún sitio, no hay que anclarse al pasado”.

En una cosa están de acuerdo quienes quieren tirar el mercado de hormigón y quienes no: el que había antes en su lugar era mejor. Levantado en 1875 duró 80 años en pie. Su conservador, el académico García Arangoa, defendió su supervivencia. Dio igual, el Ayuntamiento lo demolió y el propio Arangoa construyó el sustituto.

Sobre el tejado del mercado de la Cebada es imposible no sentir una punzada pensando que le queda un invierno. Es un lugar marciano, parece que hayan aterrizado seis ovnis enfrente de San Francisco el Grande. Unas escalerillas de hormigón, como la cresta sobre la espalda de un dinosaurio, llevan hasta la cima de las bóvedas. Treparlas es un extraño viaje: da vértigo, pero es un vértigo raro; el miedo es a rodar, no a caer. “¡Imagina que pudiésemos alquilarle la terraza a un restaurante, se nos llenaba esto de gente!”, sueña José Balsa, que es afilador en el mismo lugar donde lo fueron sus padres y sus abuelos. De momento, los comerciantes buscan ideas que les modernicen sin perder su esencia. El fin de semana que viene invitan a cocineros slow food para que enseñen recetas con el mejillón, porque tienen oferta en el kilo del molusco. La oferta es lo importante, porque, de momento, esto no es San Miguel.