El poder de la participación

Respuesta de la Plataforma Mercado de Abastos a la consulta de una comerciante del mercado Omega, en Bilbao, en referencia al proceso vivido por el mercado de San Fernando:

Hola Iciar, los mercados de abastos son instalaciones públicas cuya gestión es cedida durante 50 años a las asociaciones de comerciantes y una de las claves, quizá la más importante, de este proceso de San Fernando es que los nuevos proyectos han entrado en el mercado en régimen de concesionarios, con iguales condiciones, derechos y obligaciones que los antiguos comerciantes. El mercado sigue siendo municipal y funciona como un servicio público para el barrio, respetando el funcionamiento tradicional de los mercados de abastos, esto es: Si eres comerciante decides en la asamblea todo lo que sucede en este espacio que te es cedido.

Esto es así gracias a la determinación de los comerciantes y al gerente del mercado, ya que actualmente en Madrid la ordenanza aprobada en diciembre de 2010 permite a los concesionarios alquilar los puestos y comerciar con el derecho de uso, una medida orientada a la privatización encubierta de nuestros mercados.

Desde 2010 estamos denunciando este proceso de privatización paulatina que da cada vez más derechos a los comerciantes actuales e ignora a los usuarios del mercado, a los productores y a los posibles emprendedores. Por esta razón apoyamos al mercado de San Fernando y estamos implicados en su recuperación, porque sabemos que un mercado sano y activo solo puede funcionar de manera inclusiva y participativa, nunca con subarriendos que permitan especular con una concesión municipal, sistema este último que acaba con estos espacios públicos en manos de las grandes multinacionales de la distribución alimentaria.

Si el mercado que nos cuentas es privado será porque tu ayuntamiento ha enajenado ya este bien común, tal y como el nuestro pretende hacer con el mercado de La Cebada y ya ha hecho con el de San Miguel, San Antón y Barceló.

Claramente este modelo de autoempleo y emprendimiento ciudadano solo funciona si el nuevo comerciante participa de las decisiones y se empodera del espacio con la intención de dar un servicio a sus vecinos.

Espero que sea os útil nuestro análisis y os recomendamos que estudiéis la ordenanza que regula a los mercados de abastos de Bilbao, cualquier decisión que se haya podido tomar es revocable si es injusta, va en contra del espíritu de la ley o trata de beneficiar solo a unos pocos en contra del común de la ciudadanía.

Contad con nosotros si nos necesitáis.

Saludos desde Lavapiés